Informática, tecnología y mucho más
Estás en Informática-Hoy > Hardware - Perifericos >

Resuelve tu mismo los problemas de tu impresora

Comentarios (0)

Las impresoras son accesorios indispensables para una gran parte de los usuarios, pero nadie puede negar que ellas tienen su carácter. Cuando más se necesita imprimir algo, el papel se traba, la calidad de la impresión es pésima, tarda demasiado o simplemente no quiere imprimir. Mira cómo resolver estos problemas.

Cuando menos se lo espera, las impresoras se pueden trabar, encaprichar o bajar su calidad de impresión. Aquí te presentamos algunos consejos para ayudarte a lidiar con estos dolores de cabeza tan comunes al momento de trabajar con estos  dispositivos.


Cómo resolver problemas de nuestra impresora

Si tu impresora se trabó:

Antes de hacer cualquier cosa, vas a tener que quitar el papel que está dentro de la impresora. Es necesario mirar el manual para asegurarte de que vas a sacar el papel de una forma que no dañe alguna parte mecánica de la impresora. En el manual, busca las instrucciones sobre cómo llegar al lugar donde el papel está trabado, y como sacar la hoja, lo ideal es que salga sin romperse.

Si no logras encontrar el manual de la impresora, la regla básica es comenzar a tirar lenta, pero firmemente, del papel en la que sería la dirección de salida normal. Y si no puedes retirar todo de una sola vez, presta atención a los pedazos sueltos y retíralos con una pinza, pues si quedan ahí seguramente van a causar problemas.


Cómo resolver problemas de nuestra impresora: Papel trabado

Cuando el problema se da en el ingreso de las hojas a la impresora, antes de comenzar la impresión, es más fácil prevenir que curar. El primer paso es cuidar bien el papel. Asegúrate cuando lo guardas, que esté seco y sobre una superficie plana. No coloques un papel arrugado o con alguna imperfección en tu impresora: el papel arrugado es una de las principales causas de este tipo de problemas.

No dejes el papel más que un día en las bandejas verticales, pues las hojas pueden doblarse un poco y la presión sobre los cilindros puede afectar al funcionamiento de la impresora. Además ajusta la regla de la bandeja justo al ancho del papel usado. Esto es importante, pues el papel mal colocado puede ser tomado "torcido" y trabar la impresora.

Problemas con la calidad de impresión

Si estás teniendo problemas con la calidad de la impresión, vas a tener que dar un vistazo a la configuración de la impresora. Presta atención a lo siguiente:

Tipo del papel: asegúrate de que el tipo de papel sea soportado por tu impresora. El gramaje, por ejemplo, puede afectar en como la impresora ajusta sus cilindros para tomar las hojas, y también en cuanto tiempo una impresora láser o LED sensibiliza el papel. Usar un papel "común" o "foto" cambia en relación a cuanta tinta es usada para crear una imagen, lo que afecta al consumo y a la calidad de impresión. Si vas a imprimir una foto en calidad "foto", vas a tener que usar un papel exclusivo para eso, y si usas un papel de mala calidad, la impresión final va a ser mala.


Cómo resolver problemas de nuestra impresora: Ajustes de calidad

Nivel de calidad: los diferentes niveles de calidad de impresión, como "óptimo", "normal" y "borrador", afectan a la velocidad, precisión y cantidad de tinta utilizada. Elegir "borrador" es una buena idea si estás sólo imprimiendo un documento sin mucha importancia o algo para uso interno. Elige "óptimo" sólo si vas a imprimir documentos para mostrar públicamente, como una carta formal o una foto.


Cómo resolver problemas de nuestra impresora: Herramientas de limpieza

Tipo de documento: Algunas impresoras permiten que especifiques si estás imprimiendo un memorándum, un newsletter, o una foto, y automáticamente ajustan las configuraciones para cada tipo.


Cómo resolver problemas de nuestra impresora

Además de eso, la mayoría de las impresoras actuales tienen sus propias herramientas de mantenimiento que van a realinear y limpiar los cartuchos. Intenta ejecutar estas herramientas una o dos veces para ver si solucionan tu problema.

Si tu impresora demora mucho para imprimir

Las impresiones "lentas" pueden ser causadas por un puñado de distintos factores. Aquí van algunos consejos para solucionar esta problemática:

En principio, verifica si no estás imprimiendo en alta calidad o en el modo "óptimo", lo que va a llevar más tiempo que el modo normal o borrador por ejemplo. Dependiendo de lo que estés imprimiendo, tu conexión con la impresora puede ser la culpable. Las conexiones wireless pueden ser afectadas por la distancia hasta la impresora, por interferencias en las ondas de radio (por otras redes wireless o teléfonos inalámbricos) y por barreras físicas (como una pared entre el router y la impresora).

Todo esto hace decaer la tasa de transferencia, lo que significa que la impresora va a tardar más para recibir el documento que va imprimirse. Si la impresora está conectada directamente a la PC, verifica el tipo de conexión: las conexiones USB poseen un ancho de banda menor, o sea, tiene una tasa de transferencia más pequeña que las conexiones Ethernet (red por cable).

Si sueles imprimir muchos documentos, o documentos muy grandes, conectar tu impresora vía Ethernet (de ser posible) es una buena idea. Si imprimes poco, básicamente documentos normales con mucho texto y pocas o ninguna imagen, una conexión wireless o USB tiene que ser suficiente.


Cómo resolver problemas de nuestra impresora: Lentitud

Además de esto, la mayoría de las impresoras domésticas dependen de la computadora para procesar los documentos antes de realizar la impresión, por eso, si la memoria y el procesador de tu PC están al límite, los documentos van a tardar más para ser impresos. Si una impresora posee memoria propia (algo generalmente encontrado en modelos de oficina), asegúrate que su memoria sea suficiente para luchar con la complejidad y la cantidad de trabajos que serán enviados.

Los problemas comenzaron después de que comenzaste a imprimir muchas más páginas que lo usual? Verifica el ciclo mensual de trabajo de la impresora (generalmente informado en el manual) para verificar cuál es su capacidad de impresión.

Si tienes una impresora doméstica, pensada para imprimir, tal vez, algunas decenas de páginas por día, pero ahora estás imprimiendo cien o más páginas diarias, tu impresora está sobrecargada y debe estar luchando para realizar todo ese trabajo. Eso genera un desgaste más rápido de las piezas, lo que se traduce en problemas de impresión y caída de la calidad. Si estás imprimiendo un 25% o más que lo especificado en el ciclo mensual, entonces tal vez sea hora de comprar una nueva impresora de mayor capacidad.


Versión en Inglés:
How to solve printer problems by ourselves



Si esta página te gustó, puedes compartirla ...



Nos interesa tu comentario.
Ingresa el texto que ves en la imagen de abajo.
  
Comentarios de los usuarios


No hay comentarios aún, puedes dejarnos el tuyo.


Registrate para recibir nuestros mejores contenidos en tu e-mail Resuelve tu mismo los problemas de tu impresora
Cuanto más se necesita imprimir algo, el papel se traba, la calidad de impresión es pésima, tarda demasiado o simplemente no quiere imprimir